El día del Árbol

 

“Los árboles son las columnas de la tierra, el día que los hayan cortado todos, el cielo caerá sobre nosotros” Este antiguo proverbio hindú parece querer profetizar la llegada inminente del cambio climático  en nuestro planeta.

Este mes se celebra el día del Árbol. En su honor  paso a recordar algunas de las  ventajas que este ser magnífico, imprescindible,  infravalorado y menospreciado en nuestra sociedad, nos aporta :  Sus hojas   hacen disminuir la temperatura ambiental (hasta 5 o 6 grados!), aumentan la humedad del ambiente, provocan la  lluvia, producen oxígeno  y consumen el CO2 ,  retienen las partículas contaminantes y el polvo del aire, aportan biodiversidad, filtran el viento, hacen de pantalla contra el ruido , ordenan los espacios urbanos, motivan sensaciones psicológicas de relax y bienestar, invitan a caminar ..etc, etc. etc Teniendo en cuenta que el coste de un árbol de  cuatro metros de altura es de  30 € aproximadamente… Quien puede ofrecernos más por tan  poco?

En los días que el sol aprieta, cada año más numerosos, qué sensación tan diferente la  de pasear, correr o ir en bici por una acera reseca a 35 grados, o hacerlo protegido bajo la sombra de frondosos árboles. Sentir el frescor de la temperatura, oír el rumor de las hojas agitadas por el viento, escuchar el trino de los pájaros,…convierten un   hecho tan prosaico como caminar, correr, o pedalear  en un auténtico placer.

En los últimos años y en nombre del progreso,  nuestros ayuntamientos han construido  trayectos kilométricos de aceras, que enlazan unos pueblos con otros, o en polígonos industriales, en urbanizaciones…   pero  se han olvidado de plantar árboles ¡.…Puedo asegurar que el 80% carecen de arbolado. También las plazas duras tan de su agrado,  los parkings públicos , los de las  grandes superficies  construidos sobre una masa compacta de hormigón, a pleno sol, lo que  obliga al conductor cuando entra en su vehículo ardiendo  depender de algo tan dilapidador de energía como es el aire acondicionado… Y aquellas aceras que podrían ser un lugar ideal, próximo, apropiado para uso y disfrute de ciudadanos jóvenes, ancianos y niños,  las han convertido en un lugar gris, árido , y sinsentido, que los ciudadanos rehúyen usar y conscientes de la necesidad de hacer ejercicio optan por utilizar el auto para desplazarse a buscar otros  lugares en la naturaleza, lejos de la ciudad

Qué más sensato, qué más sostenible  que  dar vida, recuperar, reciclar  estas interminables aceras, infrautilizadas,  en desuso, plantando en  ellas un denso arbolado!

Confiemos que en el día del Árbol  las autoridades municipales  sientan la necesidad de invertir en plantar árboles, más y mejor. Esto sería un gesto más económico y más ecológico que el exceso de farolas y jardineras de diseño que abundan por doquier. A demás estarían protegiendo la salud de todos los ciudadanos y  la de nuestro Planeta..

Como decía  el poeta alemán Erich Kästner, “Andar sobre el asfalto nos deforma el alma