Carta abierta a la regidora de Ecología, Urbanismo y Movilidad el Ayuntamiento de Barcelona

Respuesta a la carta de Janet Sanz “Llamamiento por la justicia climática” publicada el 3 de diciembre en El País;

Sra. Sanz, por el cargo que Ud. ocupa, su artículo en el Pais ha significado un halo de esperanza para tantos ciudadanos, que como Ud. clamamos por una justicia climática.

Y ya que ante la urgencia de actuar, exige trazar una Hoja de Ruta para el Ayuntamiento de Barcelona, desde mi ojo crítico de ciudadana de a pie, me tomo la libertad de hacerle llegar algunas sugerencias:

Pasear por la ciudad y observar el altísimo porcentaje de tiendas y grandes almacenes que tienen la calefacción a máxima potencia (muchas veces innecesaria) con sus puertas abiertas de par en par. ¡Es algo que clama al cielo!

También es un hecho común, en el interior de los cines, bancos, hospitales, grandes almacenes, edificios  municipales, despachos , consultas… tener que cubrirte en verano por exceso de aire acondicionado y destaparte en invierno por exceso de calefacción. Es decir, se gradúan los termostatos sin tener en cuenta la temperatura exterior.

Otra observación dramática serían los millones de luces alógenas encendidas a pleno día y a pleno sol! en estos mismos edificios. Despilfarro absolutamente innecesario. Y para demostrar qué?

En cuanto a incrementar el verde que Ud. propone, teniendo en cuenta que el árbol es la máquina natural por excelencia de absorción de CO2, algo ignorado por nuestros ayuntamientos que plantan más por criterios estéticos que por su función biológica, me atrevo a sugerirle que se abran hacia los extrarradios: que inunden de árboles los kilómetros de aceras de polígonos industriales, los parkings públicos, los de grandes superficies, de hospitales, de colegios, … inmensos mares de asfalto y hormigón que ahogan la tierra, haciendo subir las temperaturas hasta tal punto, que obligan a los usuarios a encender irreversiblemente el aire acondicionado en cuanto suben al coche. Y el pez se muerde la cola…

Aplicar una ley severa contra el despilfarro energético, e inundar la ciudad de árboles, no debe ser ni complejo ni costoso. Y mientras los ciudadanos esperamos ansiosos que los de arriba tomen soluciones que no llegan, el cambio climático va avanzando. ¿Llegaremos a tiempo?

Muchas gracias.
Lola Arpa Vilallonga