Patios de escuelas sin arboles

Comienza la primavera  y los termómetros casi llegan a los 30 grados,  triste preludio de lo que nos espera en los próximos meses.

Aunque es evidente que nuestros ayuntamientos, a no ser por motivos “decorativos” son poco amantes de plantar árboles, y aun menos, con sus podas sin sentido, dejarlos crecer, es intolerable que en la mayor parte de las escuelas del país, nuestos niños tengan que jugar bajo un sol tórrido en patios asfaltados, resecos, sin ni un solo árbol, con las consecuencias que esto comporta para su frágil salud.

Este es un hecho más propio de  un país tercermundista que de uno que presume de hacer las cosas bien hechas… Pues por ahí se empieza.